Religiosa decapitada en Burkina Faso podría haber sido “víctima de la brujería”



El asesinato de la religiosa Inés Nieves Sancho en República Centroafricana podría estar relacionado con la brujería, según declaró el Obispo de Bangassou, Mons. Juan José Aguirre. Sin embargo, no se trata de un hecho aislado, sino del crimen número 13 contra cristianos en África en los primeros 20 días del mes de mayo.

La muerte de la religiosa de 77 años Inés Nieves Sancho el 20 de mayo ha sido el último ataque a cristianos que ha tenido lugar en África. Esta religiosa pertenecía a la congregación de las Hijas de Jesús y trabajaba en República Centroafricana desde hacía más de 25 años.

La religiosa apareció decapitada en la sala en donde enseñaba a las jóvenes de la zona a coser. Por eso el Obispo de Bangassou, en República Centroafricana, el español Mons. Juan José Aguirre aseguró que todavía se desconoce a los autores del crimen y sus motivaciones, pero señala la posibilidad de que la religiosa hubiera podido ser “víctima de la brujería”.

Sin embargo descartó la posibilidad de que se la hubiera asesinado por tráfico de órganos, algo que se valoró como hipótesis principal en un primer momento.

“En esta zona ubicada al oeste del país, en la frontera con Camerún, hay minas de diamantes y personas que utilizan la brujería. Ellos creen que la sangre fresca, incluso de los seres humanos les trae suerte en la búsqueda de estas piedras preciosas”, explicó Mons. Aguirre.  

13 cristianos asesinados en África en mayo

Sin embargo, el asesinato de esta religiosa no se trata de un hecho aislado en África, ya que tan sólo en el mes de mayo 13 cristianos fueron asesinados en este continente.

El 19 de mayo en en Beira (Mozambique) el P. Landry Ikwel, de 34 años y perteneciente a la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús, fue asesinado con un machete.

Un día después, el 20 de mayo, hombres armados entraron en una iglesia en Burkina Faso y asesinaron al P. Simeon Yampa y a cinco fieles.

El 17 de mayo el misionero salesiano española Fernando Hernández, de 60 años, fue asesinado por un antiguo trabajador del colegio que dirigía el religioso.

Finalmente el 13 de mayo cuatro personas fueron asesinadas durante una procesión de la Virgen de Fátima en Burkina Faso. Hombres armados asaltaron a los participantes de la procesión en la zona de Singa, y asesinaron a cuatro adultos y profanaron la imagen de la Virgen que se portaba en la procesión.





Fuente