¿Qué hace el Niño Jesús en medio de un desfile de Carnaval?


El Pase del Niño Carnavalero, una fuerte tradición en Ecuador

Aunque por extraño que parezca, en Ecuador, en tiempos de Carnaval, el “Pase del Niño Carnavalero” se ha convertido en un particular desfile lleno de colorido y entusiasmo en varias ciudades como Guayaquil o Riobamba gracias a la influencia de las costumbres de la serranía.

“Tenemos muchos años con esta tradición”, dice Fausto, un chofer de la Dirección de Obras Públicas del Municipio de Guayaquil, en diálogo con El Expreso.

Efectivamente, por ejemplo, en Guayaquil, gracias a un impulso familiar desde hace ya más de medio siglo fue posible año organizar una peregrinación en tiempos de carnaval a través de diversos barrios y hacia las iglesias donde se participa de una celebración religiosa, para luego volver a salir a las calles.

“Lo iniciamos hace 51 años. Desde que uno de mis hijos encontró la imagen de un Niño Dios en una ciudad del Oriente. Ahora encuentra aquí a las familias de mis diez hijos, a las familias de mis nietos también”, cuenta emocionada a ese medio María Basurto Zambrano, una mujer de 86 años.

 

Diego Grandi – Shutterstock

 

La procesión suele ser el domingo de Carnaval en un emotivo recorrido donde también se mezclan el agua, la espuma, además de danzas folclóricas y comidas.

En Guayaquil, en esta oportunidad, la procesión, con siete imágenes de “Niños Carnavaleros”, por lo general pequeñas, labradas en madera y adornadas, llegó hasta el Santuario Cristo del Consuelo donde tuvo lugar la ceremonia religiosa.

En otras ciudades, como Machachi, en Provincia de Pichincha, es también habitual el “Cascaronazo Carnavalero”, donde gana protagonismo una imagen del Niño Jesús de Praga por las calles para pedir por la siembra y la cosecha.

De esta manera, en Carnaval, también hay una oportunidad para agradecer al Niño Jesús por favores recibidos y pedirle por otras intenciones a través de una fiesta con colorido, alegría y más que nada familiar.

 

Foto archivo



Fuente