Papa Francisco recibe a sacerdote Mario Ghisaura de Argentina



Este sábado 9 de noviembre el Papa Francisco recibió en el Vaticano al P. Mario Ghisaura, sacerdote que fue duramente atacado por la extrema izquierda en Argentina a principios de este año.

La Oficina de Prensa del Vaticano solo informó del encuentro y no dio detalles del mismo.

El P. Ghisaura es párroco de Nuestra Señora de Fátima en el barrio de Isla Maciel en la diócesis argentina de Avellaneda-Lanús.

A principios de este año, el sacerdote fue duramente atacado por sectores de extrema izquierda que solicitaron su retiro tras la decisión de cubrir en un templo algunas imágenes como la del P. Carlos Mugica, un referente de la teología de la liberación y miembro del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, que fue asesinado en 1974.

El Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo se fundó en 1967 en Argentina y tuvo un marcado sesgo político y social. Estuvo formado principalmente por sacerdotes activos en villas miseria y barrios obreros. Varios de sus miembros participaron de organizaciones guerrilleras.

El P. Ghisaura también decidió retirar las imágenes de las Madres de Plaza de Mayo, que luego del hecho solicitaron al Obispo de Avellaneda-Lanús, Mons. Rubén Frassia, la destitución del sacerdote.

El 25 de febrero de este año, el diario La Prensa dio cuenta de estos hechos y dio a conocer algunas declaraciones del P. Olveira, quien se ha expresado en varias ocasiones a favor del aborto.

«Queremos mantener la memoria de un Jesús subversivo«, dijo el sacerdote en un video en el que aparecía rodeado de Madres de Plaza de Mayo. «No vamos a permitir que el mural de las Madres, con la cara de Hebe y los desaparecidos de la Isla Maciel, sea tapado. Estamos en pie de guerra. Si siguen avanzando, ahí sí vamos a ir juntos».

En febrero de 2018, en una entrevista publicada en Youtube, el P. Olveira reconoció que, debido a sus posturas, “yo tenía, más que otra cosa, lo digo en broma pero es verdad, prontuario. No era fácil que me recibiera cualquier obispo”.

En esa oportunidad también dijo que “Juan Pablo II y Benedicto XVI fueron papados muy conservadores, y los obispos nombrados desde allá también eran en la inmensa mayoría, de na línea muy conversadora. Esto está cambiando”.

El sacerdote también se expresó a favor de que la Iglesia tenga una papisa: “Tendríamos que tener una Papa mujer hace muchísimos años pero bueno, la Iglesia también forma parte de una sociedad que en si es patriarcal y se alimentan mutualmente. La Iglesia alimentó el patriarcado durante muchísimo tiempo y hoy sigue siendo de las instituciones más patriarcales que ha”, dijo.

La carta de las Madres de Plaza de Mayo

El 26 de febrero de este año, Hebe de Bonafini, lideresa de las Madres de la Plaza de Mayo, entregó una carta al Obispo de Avellaneda-Lanús en la que arremetieron contra el P. Ghisaura.

“La Asociación Madres de Plaza de Mayo se dirige a usted, alarmada por la violencia desatada por Mario Ghisaura, sacerdote que usted impuso en lugar del Padre Francisco ‘Paco’ Olveira. Ghisaura se dice sacerdote de opción por los pobres, pero por su actitud, se parece a uno que sirvió a Hitler”, señala la carta.

“Usted como autoridad debe responder todo lo que él tiró y arrancó con mucho odio de la capilla: el cuadro del santo Oscar Romero, la Virgen de Luján, la fotografía de Monseñor Angelelli, del Padre Mugica; y las imágenes de los Santitos populares”, prosigue la misiva.

“Esperando escuche usted nuestra denuncia, le decimos que lo perdone Dios… porque su pueblo no lo perdonará jamás”, concluye la carta.

Hebe de Bonafini ha atacado en distintas ocasiones a la Iglesia. En enero de 2008 fue una de las Madres de la Plaza de Mayo que profanaron la Catedral de Buenos Aires para ayunar en protesta por la falta de entrega de fondos estatales destinados a sus proyectos de viviendas populares en la capital argentina.

En aquella oportunidad, Bonafini declaró a la prensa que como los baños de la catedral estaban cerrados «tuvimos que improvisar uno detrás del altar».

No fue la primera vez que las Madres de la Plaza de Mayo tomaron la Catedral. Ya lo habían hecho en junio de 2002, cuando ingresaron a protestar “por los chicos argentinos con hambre”.

En junio de 2007, Hebe de Bonafini criticó duramente al entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio y lo vinculó con la última dictadura militar de Argentina.

El sitio web Cristianos Gay, que se describe como “un espacio de encuentro para [email protected] [email protected] contra la LGTB-fobia”, publicó en mayo de este año un artículo titulado “El Obispo de Avellaneda-Lanús (Argentina), expulsa a sacerdote del grupo Curas en Opción por los Pobres, entre otras cosas, ‘defender’ el aborto”.

El texto señala que el Prelado “acaba de expulsar de sus diócesis al sacerdote Francisco ‘Paco’ Olveira, miembro del Grupo Curas en Opción por los Pobres, cuyos miembros simpatizan con el kirchnerismo, por considerar que partidizó su labor sacerdotal, poniendo en riesgo la unidad de su comunidad, y porque se pronunció a raíz del debate en el Congreso a favor de la legalización del aborto”.

Además, la nota refiere que en la beatificación del “obispo Enrique Angelelli, dos curas y un laico, en La Rioja, Olveira se acercó a la vicepresidenta Gabriela Michetti y le dijo: ‘Con todo respeto, su presencia insulta la memoria de nuestros mártires por la política de hambre y represión’ de su Gobierno”.

El Obispo también decidió retirarle las licencias ministeriales al P. Olveira.

“Teniendo en cuenta la intransigencia y la poca voluntad del padre Francisco Olveira y no queriendo producir un daño profundo a la comunidad diocesana y a la acción pastoral de la Iglesia, a partir del día de la fecha (28 de abril) le retiro las licencias ministeriales en la diócesis de Avellaneda-Lanús, por lo que no es lícito que celebre públicamente los sacramentos en esta diócesis”.

Entre las razones de su decisión, el Obispo indicó que “desde hacía tiempo venia señalándole determinadas actividades y manifestaciones públicas, que en el caso de un laico se tratan de una manera y en un clérigo de otra; por ejemplo el tema del aborto, un tema que está muy claro en el Catecismo de la Iglesia católica y también en un contundente magisterio del Papa Francisco, que no es compatible con el ejercicio del sacerdocio manifestarse en contra de la doctrina común de la Iglesia”.

Solidaridad de sacerdotes con el P. Ghisaura

En marzo de este año más de 50 sacerdotes de la diócesis de Avellaneda-Lanús firmaron un comunicado en el que se solidarizaron y respaldaron al P. Ghisaura ante los ataques que recibió.

“Como hermanos en el presbiterio no todos tenemos las mismas ideas y criterios en lo referente a lo pastoral, pero entendemos que el Padre Mario no actuó fuera de sus deberes de párroco, legítimamente designado por el Obispo diocesano, y que las situaciones originadas por sus decisiones no provienen exclusivamente de una postura ideológica sino de opciones pastorales y de gestión”, indicaron.

“Sabemos que el Padre Mario trabaja desde su ordenación como diácono y luego, siendo presbítero, como párroco en la parroquia San Pablo Apóstol de Villa Tranquila, que siempre ejerció su ministerio al lado de los más pobres y que cuidó espiritual y socialmente a su comunidad, creando y sosteniendo, en más de 10 años, diversas propuestas de asistencia social, humana y espiritual para la comunidad parroquial”.

El P. Ghisaura, recordaron los sacerdotes, “ha creado comedores, las llamadas ollas de la caridad, atención a personas en situación de calle, intercediendo y mediando en problemáticas sociales de todo tipo. Todo esto lo hizo con el apoyo de personas de todo tipo e ideología, privilegiando lo comunitario en función de una mejor atención a todos los miembros de la parroquia y privilegiando a los más pobres”.

Por eso, destacaron, “nos oponemos a que se lo trate como ‘fascista’, ‘capellán de Hitler’ u otras expresiones del mismo tenor, dado que tales valoraciones no concuerdan con su obrar y sus ideas. Sabemos que lo único que motiva al Padre Mario en su acción pastoral es el mensaje del Evangelio y la acción comprometida de la Iglesia que es cercana a los más necesitados”.

“Por lo tanto nos solidarizamos con él y rezamos para que los eventos que se sucedieron en la recientemente asumida parroquia puedan llegar a solucionarse en el marco de la comunión, de la solidaridad y el encuentro tal como lo propone la acción más legítima de la Iglesia y como es usual en la prédica de nuestro Papa Francisco”, concluyeron.





Fuente