No es tiempo de alegrarse por aquellos que caminan entre el ruido pero niegan la voz.



T.S. Eliot, “Miércoles de ceniza”



Fuente