Las “leyes de bandera roja” podrían mitigar los tiroteos masivos en Estados Unidos


Estados Unidos, después del “sábado sangriento” (3 de agosto, cuando se sucedieron en cuestión de horas los tiroteos de El Paso y Dayton, con resultado de 31 personas muertas) ha entrado en un nuevo debate sobre las armas en manos de civiles.

Hay que recordar que los estadounidenses poseen 46 por ciento del total de armas en manos de civiles que hay en el mundo cuando apenas forman 8 por ciento de la población del planeta. Cálculos extra oficiales hablan de 350 millones de armas en manos de civiles en la actualidad.

Desalentar a los tiradores

Una encuesta realizada por el grupo de APM Research Lab – incluso antes de los tiroteos del 3 de agosto – encontró que la mayoría de los estadounidenses de todos los grupos demográficos del país apoyan las llamadas leyes de “bandera roja” (bandera que se levanta como símbolo de alarma).

Estas leyes, también conocidas como Órdenes de Protección Contra Riesgos Extremos (ERPO, pos sus siglas en inglés), permiten a los miembros de la familia o la policía buscar una orden judicial para retirarle, temporalmente, armas a un individuo que se cree que es una amenaza para sí mismo o para los demás.

La encuesta de APM Research Lab descubrió que más de las tres cuartas partes de todos los estadounidenses apoyan ERPO iniciados por la familia, mientras que 70 por ciento apoya ERPO iniciados por la policía.

Diferencias partidistas

Entre los militantes del Partido Republicano, conservadores y proclives a mantener el acceso a las armas, 70 por ciento apoya ERPO iniciados por la familia, y 66 por ciento apoya las órdenes si son iniciados por la policía.

De los militantes del Partido Demócrata, quienes se oponen al acceso libre a las armas y el endurecimiento de las leyes para portarlas, 85 por ciento y el 78 por ciento apoyan ERPO iniciados por la familia y la policía, respectivamente.

A raíz de los disparos, el presidente Trump expresó su apoyo a las ERPO. “Debemos asegurarnos de que quienes juzguen que representan un grave riesgo para la seguridad pública no tengan acceso a las armas de fuego y que si lo hacen, esas armas de fuego puedan llevarse a través del debido proceso”, dijo Trump durante un discurso en la Casa Blanca. “Es por eso que he pedido leyes de ‘bandera roja’, también conocidas como órdenes de protección contra riesgos extremos”.

Diferencias ciudadanas

Sin embargo, en algunos casos, el nivel de soporte para ERPO difiere con respecto al punto de vista de los ciudadanos. En ese sentido, es mucho más probable que las mujeres apoyen las leyes de “bandera roja” que los hombres, especialmente los ERPO iniciados por la familia, para los cuales existe una diferencia de 13 puntos porcentuales entre la proporción de apoyo (83 por ciento entre las mujeres, 70 por ciento entre los hombres).

También un mayor nivel educativo se asocia con mayores niveles de apoyo a las leyes de “bandera roja”, especialmente los ERPO iniciados por la policía. Una mayor proporción de quienes viven en áreas metropolitanas respaldan las leyes de “bandera roja” que los residentes rurales (quienes viven fuera de las áreas metropolitanas).

¿Qué dicen los que poseen y los que no poseen armas?

Algo muy interesante es que entre los propietarios de armas, una mayoría apoya las leyes de “bandera roja”: seis de cada diez propietarios de armas apoyan ERPO iniciados por la policía y 67 por ciento de los propietarios de armas apoyan ERPO iniciados por la familia.

“Curiosamente, aquellos que no poseían armas de fuego, pero vivían con alguien que sí, apoyan mucho más los ERPO iniciados por la familia (78 por ciento) que los ERPO iniciados por la policía (57 por ciento)”, termina diciendo el análisis de APN Research Lab también reproducido por Washington Examiner.



Fuente