El Valle de los Cintis, la “cuna espiritual” de los vinos en Bolivia


Descubre un lugar que hace hablar a todo el mundo sobre las hasta ahora pocas conocidas bondades de los vinos bolivianos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Hace algunos días una publicación del New York Times sorprendió a todos. “¿Nunca habías oído hablar del vino boliviano?… Siempre hay una primera vez”, titulaba.

A través de un entretenido reportaje se cuenta la experiencia del “maestro del vino” holandés Cees van Casteren, quien desde hace unos años ha estado trabajando junto a productores bolivianos para mejorar su calidad de exportación.

El experto se mostrado contento con el resultado de una cata a ciegas que puso en segundo lugar a un vino producido en la localidad de Tarija.

“Se puede decir, en cierto sentido, que Bolivia ganó el concurso”, dijo en ese momento el holandés, quien no duda en afirmar que “habrá mucho más interés en los vinos bolivianos en los próximos meses”.

De alguna manera, lo dicho por este holandés genera cierta sorpresa, pues a la hora de hablar de vinos sudamericanos tanto los argentinos como los chilenos suelen estar a la cabeza.

Lo del catador holandés, lejos está de ser un mero “grito en el desierto”. “Bolivia es uno de los países productores de vino más interesantes del mundo”, expresa en ese reportaje, por ejemplo, Bertil Levin Tottenborg, sommelier principal restaurante de Claus Meyer en La Paz.

“Cuna espiritual” de los vinos

A pesar de que la producción de vinos en Bolivia aún es reducida y que el país no está posicionado en la mente de los consumidores como productor de vino, hay un lugar con fuerte tradición vitivinícola y que puede ser considerado como “la cuna espiritual” de la producción de vinos a pequeña escala.

Se trata del Valle de los Cintis, norte de Tarija, un lugar de la casa común que cautiva por su belleza y por sus condiciones tanto físicas como climáticas para la producción de vinos.

Es ahí –lugar con hectáreas aptas a más de 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar-  donde es posible encontrar diversas variedades como Cabernet Sauvignon o Syrah, entre muchas otras.

Actualmente son varias las familias que están vinculadas a la labor de producir vino en esa zona, además de otras, y de mostrarle al mundo que Bolivia también puede ser sinónimo de buen vino.

Por lo pronto, hay proyectos en marcha para promocionar el enoturismo en un lugar tan especial, cuna espiritual” para los vinos.

Contempla el Valle de los Cintis y disfruta tu próxima copa de vino.

 

 

Con información en base a The New York Times

 



Fuente