El motivo por el que odia esta foto con su hija


Tal vez te identifiques con ella

Olivia White es una mamá australiana y autora del blog “House of White”.

La chica se volvió conocida online por mostrar una foto de la cicatriz de su cesárea horas después de ser sometida a ella.

La semana pasada, Olivia volvió para impactar a otras mamás y mujeres después de ser capturada en una momento cariñoso con su hija.

En un primer momento, la bloguera detestó la foto y no quería divulgarla en las redes sociales.

Pero, después de reflexionar, no sólo publicó la foto sino que hizo una declaración emocionante al respecto.

¿Odió la foto? Pero, ¿por qué?

El motivo que hizo a Olivia detestar la foto es que, en ella, su barriga sobresalía.

En un mundo en que somos bombardeados por cuerpos asombrosos y bellezas construidas en las redes sociales, la bloguera estuvo a punto de dejar de compartir un momento de cariño con su hija a causa de la estética.

“Yo no había publicado esa foto porque detesté cómo estaba mi barriga. Por más que intenté mantener la confianza y ser positiva en relación a mi apariencia, no se trata sólo de un clic y, en un día, estarás 100% bien en relación a ti misma”, escribió Olivia al pie de la foto.

“Es un cambio diario, y tienes tus días buenos y malos… Pero puedes parar, especialmente cuando tienes pequeños ojitos que te observan”.

“Necesitas recordar todos los días que eres increíble, no importa lo que otras personas o tu cerebro intente hacerte pensar”.

“Este es un momento lindo entre mi hija y yo, un momento para guardar para siempre, y nada puede echar a perder eso”, añadió la mamá.

Los niños aprenden con el ejemplo y no con las palabras. Olivia se dio cuenta de eso cuando reflexionó sobre la foto.

¡No tengas vergüenza!

No fue ninguna sorpresa cuando, al publicar la foto, Olivia recibió casi 4 mil me gusta en Instagram y cientos de comentarios de mujeres reales como ella.

Sin embargo, la bloguera se sorprendió al saber que muchas mamás confesaron que no se sacan fotos con sus hijos por vergüenza de sus cuerpos.

“Algunas personas me recordaron cuan suertuda soy sólo por tener esas imágenes con mis hijas”, escribió en otra publicación.

Una de sus seguidoras, sin embargo, la conmovió profundamente…

En un comentario, la mamá explicó que acababa de perder a sus dos hijos más grandes, de 18 y de 20 años, en un accidente de coche.

Ella suplicó a Olivia que nunca más se preocupará de su cuerpo y sí de disfrutar del momento con su hija, pues ella misma tenía pocas fotos con sus hijos fallecidos.

Así como Olivia y otras mujeres, esa mamá dejó de sacar fotos con sus hijos porque tenía vergüenza de su cuerpo. Ahora, daría lo que fuera por tener esos momentos de vuelta.

Mi corazón se rompió en mil pedazos por ella. Mis ojos se llenaron de lágrimas y, desde ese momento, eso me llegó como una tonelada de ladrillos.

Yo sé que su historia es única, pero cuántas veces no nos quejamos de que nunca estamos en las fotos porque somos nosotras las que las sacamos, para luego aparecer sólo en una y ni siquiera guardarla. ¡Saquen fotos, chicas!

Saquen todas las fotos. Pidan a sus maridos, preparen el modo automático, saquen selfies, da igual. Pidan a otros. ¿Quién presta atención a lo que los demás piensen o vayan a decir?

Después de esa publicación, Olivia empezó la campaña #takethedamnphoto (¡Saca la maldita foto!) para pedir a las mamás que saquen fotos con sus hijos y las compartan en las redes sociales.

Hasta su propia mamá participó publicando una foto con la bloguera cuando era niña.

Por delas.ig.com.br. Vía Awebic



Fuente