El feliz regreso de Cristo José, el niño que le devuelve alegría a Colombia


El niño Cristo fue secuestrado hace una semana por fue liberado este martes por presión del Ejército y la Policía en el Catatumbo, noreste de Colombia, una zona selvática en donde operan guerrillas, narcotraficantes, paramilitares y delincuentes comunes

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Cristo José Contreras Arévalo -hijo del alcalde de la población de El Carmen, Edwin Contreras-, fue raptado por dos hombres armados cuando se dirigia a su colegio, el Santo Ángel, e internado en una zona boscosa de difícil acceso, en el departamento de Norte de Santander. Aunque en un principio se creyó que los autores del secuestro podían ser las guerrillas izquierdistas del Ejército de Liberación Nacional –ELN- o del Ejército Popular de Liberación –EPL-, esta hipótesis se descartó cuando los mismo grupos informaron públicamente que no tenían ninguna responsabilidad en el caso.

De inmediato las tareas de inteligencia y búsqueda se dirigieron hacia grupos de delincuencia común que conviven en una extensa y compleja región cercana a Venezuela y en la que actúan guerrilleros izquierdistas, paramilitares, narcotraficantes y contrabanadistas.

A partir de los anuncios de la guerrilla, comentaron fuentes militares a Aleteia, se descartó el secuestro por razones políticas y cobró fuerza la versión de que el plagio había sido cometido por deliencuentes comunes que pretenderían entregarlo a la guerrilla a cambio de dinero. Otra hipótesis señalaba que el propósito era cobrarle una gruesa suma de dinero al padre del menor, el alcalde Contreras, un funcionario público que devenga un modesto salario en un pueblo muy pobre.

 

Solidaridad nacional

Durante los siete días del secuestro la familia Contreras Arévalo recibió numerosas expresiones de solidaridad, empezando por el presidente Iván Duque Márquez, quien visitó a la familia en su casa en El Carmen. También artistas de cine y televisión y cantantes famosos como Fonseca pidieron públicamente la liberación imediata y sin condiciones de “un niño indefenso y débil”.

 

 

En ciudades como Bogotá, Ibagué, Valledupar, Tunja, Cali, Cúcuta, entre otras, numerosas familias salieron a exigir el inmediato regreso de Cristo José. En esas ciudades se hicieron vigilias y se celebraron ecuaristías para pedir por su pronto regreso a casa.

Ese feliz regreso se produjo al mediodía de este martes cuando el presidente Iván Duque Márquez anunció en su cuenta de Twitter: “Acabo de hablar telefónicamente con el alcalde de El Carmen, Edwin Contreras y su hijo, Cristo José. Estamos felices que esté de regreso en casa”.

A los pocos minutos el alcalde Contreras publicó desde una zona boscosa varias fotos con un Cristo José sonriente y en sus brazos. Mientras tanto, la madre del niño Diana Arévalo, reveló a los periodistas que el niño le contó por teléfono que unos hombres “lo habían robado” y que durante su cautiverio fue picado por insectos y alimentado solo “con pan y salchichón”.

La señora Arévalo, que durante una semana lideró largas jornadas de oración para clamar por el regreso de Cristo José, afirmó que no tiene ningún resentimiento con los captores: “Perdono a los captores porque en el perdón está la reconciliación. Dios tocará sus corazones y estoy segura que la justicia divina está por encima de la justicia terrenal. Por eso los perdono, no les voy a hacer cuestionamientos ni preguntas”.

 

 

Por su parte, el comandante de las Fuerzas Militares, general Alberto José Mejía dijo al Canal Caracol que la liberación fue producto de la presión de efectivos del Ejército y la Policía Nacional que establecieron un cordón de seguridad de 500 hombres que obligaron a los captores a dejar al niño “en un paraje, abandonado, solo, picado por zancudos, triste y asustado”.

Al llegar a casa con su padre, Cristian saludó sonriente y con los pulgares en alto, a cientos de personas y periodistas que se agolparon frene a su casa para esperar el feliz regreso.

 

Vea galería de imágenes con vigilias y expectativas antes de su liberación:   

 

 

 





Fuente