Como vencer el miedo al parto


Algunas embarazadas, especialmente cuando es el primer hijo, generalmente sienten inseguridad sobre cómo quieren tener a sus hijos, y tienen muchos temores hacia el momento del parto. Es importante que, durante el embarazo, las dudas e inseguridades sean acogidas y conversadas con honradez. A medida que la fecha del parto se aproxima, es normal sentir un cierto nivel de angustia. Tener miedo a lo desconocido es normal. Pero sacar a la luz esa sensación de angustia, al hablar con alguien, es una de las soluciones para enfrentar el miedo al parto.

Es común que parientes y amigos quieran ayudar y ofrezcan consejos sobre los más diversos aspectos del embarazo y del parto. Además, debemos recordar que las experiencias de vida son únicas. Lo que fue excelente para la compañera de trabajo puede no serlo para ti. Los demás quieren que vivamos la experiencia que ellas vivieron y que les gustó, pero se olvidan de que cada caso es único, y generan conflicto al transmitir informaciones diferentes.

Toda mujer tiene derecho a saber los pros y contras de la cesárea y los beneficios del parto normal para hacer una opción consciente y responsable. Aconsejo que la gestante y su pareja visiten las instalaciones de la maternidad del hospital que elijan. Allí, podrán ver cómo es el área de urgencias, las salas de parto, etc. Además de eso, también podrán conocer al equipo responsable que les atenderá en el momento del parto. Con eso es posible disminuir la ansiedad y ganar más confianza.

Es esencial estar bien informada, principalmente, sobre todo lo relacionado con el momento del nacimiento. No dudes en preguntar a tu médico obstetra todas tus dudas. Es importante saber qué es lo mejor para ti y para tu hijo.

Consejos para superar el miedo al parto

– Desde el principio del embarazo, es muy importante asistir a los cursos de preparación al parto. Ese tipo de curso trae muchos beneficios, entre ellos ayudar a entender que el embarazo y el parto son procesos naturales. Por eso no hay que tener miedo. La mujer aprenderá a relajarse y a respirar adecuadamente, disminuyendo así el miedo al parto.

– Existen diferentes técnicas de relajación que ayudan a aliviar el estado de ansiedad. Además, esas técnicas también son útiles para controlar las emociones negativas, y el masaje específico para gestantes promueve la relajación y, además, combate la hinchazón y el cansancio típicos del embarazo.

– No esperes para escoger el pediatra de tu hijo solamente después del nacimiento. Si lo conoces de antemano, puedes preguntarle algunas dudas y, en la hora del parto, tendrás más confianza y tranquilidad.

– Descansa. Desde el primer trimestre, la subida de progesterona puede causar somnolencia excesiva. Si puedes, aprovecha para hacer siesta después del almuerzo o cambia la rutina para ir antes a dormir. Intentar inhibir el sueño de cualquier manera puede empeorar tu estado de ánimo.

– Reza, ora, medita. Confiar en Dios y depositar en Él tus esperanzas, para que Él lo lleve todo, puede ser liberador. También puedes leer la Biblia o escuchar tu música religiosa preferida, cuyas palabras de consuelo pueden ser de gran ayuda.

– Un imprevisto no es el final. Si estás planeando un parto normal y al final hay que hacer una cesárea, o adelantar el parto, no hay que temer. Es preciso confiar totalmente en los profesionales que te están atendiendo. Este tipo de situación exige calma y serenidad, especialmente por parte de la madre.

– El apoyo de la pareja también es esencial. El padre tiene un papel fundamental durante el embarazo. Compartir los miedos con él te ayudará a desahogarte y a ver las cosas desde una perspectiva diferente.

Deseamos que tu parto tenga lugar con tranquilidad y paz, estamos seguros de que será una experiencia única, que tendrá como resultado tu mayor regalo: ese hijo al que ya amas. Que el bebé traiga aún más alegrías y unión a toda la familia, y que esa nueva etapa sea una experiencia rica en conocimiento y amor. ¡Felicidades, mamá!

Por Heda Cristina Bilard, via Canção Nova



Fuente