Colombia: Diócesis de Cúcuta atiende a 45 mil venezolanos con alimentos y medicinas al día



El Obispo de Cúcuta (Colombia), Mons. Víctor Ochoa Cadavid, informó que la Iglesia local lleva tres años atendiendo a casi 45 mil migrantes venezolanos que llegan al día por la frontera y que la situación sigue empeorando. 

“La Diócesis de Cúcuta lleva tres años atendiendo esta emergencia. Comenzamos atendiendo a los deportados colombianos, pero ahora atendemos venezolanos. Tenemos una situación que ha ido progresivamente empeorando. Cada vez hay más presencia de venezolanos necesitados que llegan a Cúcuta a buscar razones de esperanza, trabajo, alimentos y atención médica”, explicó Mons. Ochoa en diálogo con EWTN Noticias.

El obispo indica que de los 45 mil venezolanos que diariamente cruzan el puente fronterizo internacional Simón Bolívar según información del Estado, “entre cinco mil y seis mil se quedan Cúcuta tanto para insertarse en Colombia como migrantes y otros para tomar camino y llegar a la frontera con Ecuador, Perú y Chile”.

Para atender al gran número de migrantes, la Diócesis de Cúcuta cuenta con la Casa de Paso Divina Providencia, que tiene un espacio de 2.800 metros cuadrados en los que se reparte alimento caliente para el desayuno de niños, mujeres y madres gestantes.

“Luego, la celebración de la Misa y alguna catequesis mientras se prepara la comida y cerca de las 10:30 a.m. comenzamos a distribuir alimentos. En esa casa estamos repartiendo entre 3.600 y 5.000 raciones, además del desayuno. Lo hacemos también en otras ocho parroquias que tienen comedores y lugares para distribuir gratuitamente los alimentos”, informó Mons. Ochoa.

Otro de los principales servicios, apunta el Prelado, es prestar atención médica.

“Hay cuatro médicos que habitualmente están haciendo consultas y luego se realiza también la entrega de medicinas. Entregamos medicina para la hipertensión, diabetes, epilepsia, anticonvulsionantes, antibióticos. También llevamos a las personas a los hospitales cuando hay emergencias”.

Mons. Ochoa explicó que la mayor urgencia es la escasez de medicinas y la atención de los problemas médicos.

“Necesitamos fortalecer la dimensión de la salud, que hoy se ha vuelto algo crítico. Tenemos enfermedades que no eran comunes como la lepra, malaria, difteria, infecciones, problemas de la piel o digestivos que hay que atender”, dijo el Obispo de Cúcuta.

Añadió que actualmente Cúcuta está trabajando con otras diócesis de la frontera “en constante diálogo y ayuda”.

“Nuestras Cáritas, seminarios, parroquias han tratado de estar en contacto con nosotros y procuramos ayudarles siempre en todo aquello que es posible para nosotros. En nuestra región tenemos diálogo con los hermanos de la Diócesis de San Cristóbal y su obispo Mons. Mario Moronta”, concluyó Mons. Ochoa.





Fuente