Católicos dicen no a eutanasia en Italia



Seis importantes asociaciones en Italia que representan a los médicos y psicólogos católicos, así como a los grupos profamilia y provida, manifestaron su rechazo a la eutanasia y solicitaron al Parlamento que actúe en consecuencia para promover también los cuidados paliativos de todas las personas enfermas.

El pedido de las asociaciones se dio el 10 de julio, un día antes de un congreso en Roma “en vistas a la inminente decisión de la Corte Constitucional sobre el fin de la vida” y para solicitar también al Parlamento que cumpla “su función legislativa en la materia”.

El pedido de las asociaciones católicas italianas cobra mayor relevancia tras la muerte en Francia de Vincent Lambert, un hombre tetrapléjico de 43 años a quien se le retiró la alimentación e hidratación hace unos días y falleció el 11 de julio tras una batalla legal que duró varios años.

“Reconocemos que cada vida humana individual es un bien en sí misma, al margen de las circunstancias que de hecho signan su parábola existencial, (…) desde el primer instante de su concepción hasta su muerte natural, lo que une a la familia humana y nos hace a todos iguales en valores”, señala un comunicado de las asociaciones.

Por ello, explican, “para todo ser humano existe el deber moral de cuidar la vida y la salud propias y de los otros, en un clima de reciprocidad solidaria”. Cuando una persona está gravemente enferma “debe recibir de la comunidad toda la ayuda necesaria para curar la enfermedad y disminuir el sufrimiento”, agregan.

Las asociaciones católicas alentaron también “una mayor implementación de los cuidados paliativos, para que se asegure su efectividad en todo el territorio nacional para las personas que los necesiten”. El sufrimiento y el dolor, precisaron, “exigen una respuesta auténticamente humana, construida sobre el amor”.

También rechazaron cualquier “lógica del descarte” que tiende a “considerar a las personas indisolublemente marcadas por la enfermedad u otras vulnerabilidades –como  la edad avanzada, la discapacidad o las patologías psiquiátricas– como una especie de ‘peso muerto’ para la comunidad”.

Finalmente expresaron su “más grande rechazo a cualquier acto de eutanasia en todas sus formas y modalidades”.





Fuente