Asia Bibi no se libera de las amenazas de muerte


La noticia de la salida de Pakistán hacia territorio canadiense de Asia Bibi corrió como viento fresco para muchos católicos y hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo.

El calvario brutal de esta mujer católica, en un país donde serlo es casi sinónimo de condena de muerte, había terminado: Asia Bibi podría reunirse y vivir en paz con su esposo y sus cinco hijos en Canadá.

Pero, de inmediato, la maquinaria radical se puso en marcha y el martes pasado apareció un video en Internet en el cual un supuesto militante islámico muestra que ha llegado a Canadá con la única misión de “matar a Asia Bibi”.

La pregunta es ¿por qué estaría tan ocupado este militante en matar a Asia Bibi? La respuesta está en el libro “Queridos fanáticos” del escritor judío, recientemente fallecido, Amos Oz: “La razón por la cual un fanático tiene mucho más interés en ti que en sí mismo es que, por lo general, el fanático no tiene ningún <si mismo>, o apenas lo tiene”.

También la sentencia de Winston Churchill (que apunta Oz en su libro): “un fanático es una persona que de ningún modo de opinión y de ningún modo permite que se cambie de tema”.

Las enardecidas protestas de cientos de hombres en Lahore, Pakistán, el 31 de octubre de 2018, después de que la Corte Suprema de ese país, empujada por la reacción internacional, absolviera a Asia Bibi, de las acusaciones de blasfemia, y todos los juramentos de matarla se vuelven a reeditar en este video.

Desde luego, la localización de Asia Bibi y su familia en Canadá permanece en secreto. Su caso hace pensar en el del escritor hindú Salman Rushdie quien, desde la publicación de su novela “Los versos satánicos” (1988), ha sufrido por la fatwa (condena de muerte por blasfemia) que lanzara en su contra el ayatolá Jomeini en 1989.

Cazando “una oportunidad”

En el video, el presunto asesino canta un canto islámico en honor a Muhammad, el fundador del Islam, y profesa que él es un creyente del Islam que matará a la “blasfema Asia Bibi”, quien estuvo en el corredor de la muerte en Pakistán por casi una década.

El hombre del video le dice a los “enemigos del Islam y al gobierno judío que liberó a Asia Bibi” que la matará, según una declaración enviada el 14 de mayo al Catholic News Service (CNS) por la Asociación Cristiana Pakistaní Británica.

La Asociación Cristiana Pakistaní Británica también dijo que varias iglesias en Pakistán han recibido amenazas por parte de los militantes, luego de la liberación de Asia Bibi el pasado 8 de mayo.

Wilson Chowdhry, presidente de la Asociación, dijo que la liberación fue “un verdadero punto de discordia con los millones de musulmanes radicalizados en todo el mundo” y que éstos “esperan una oportunidad para asesinar a Asia Bibi”.

Tampoco descartó la realización de un ataque masivo terrorista “en venganza” por lo que los radicales ven como una debilidad, al perdonar la “blasfemia” cometida en junio de 2009 por una campesina católica sentenciada a la horca (Sección 295C del Código Penal de Pakistán) por beber agua de un suministro que no les permite beberla a los cristianos…

“No se sabe si la amenaza hecha por el hombre en el video es genuina o no, sin embargo, el hecho de que el video exista es una preocupación escalofriante”, dijo Chowdhry. Y agregó: “Hemos informado a los funcionarios estadounidenses, británicos, canadienses y paquistaníes sobre el temor por la seguridad de Asia Bibi y muchos otros inocentes que serán atacados por odio hacia ella”.

Los extremistas ya han asesinado a dos políticos de alto nivel que defendieron su causa. El gobernador de Punjab, Salmaan Taseer, y el ministro de Asuntos de las Minorías, Shahbaz Bhatti, un católico. Ambos fueron asesinados en 2011.

Con información de CNS



Fuente