Así continúa en Perú la obra del P. Ugo de Censi a un año de su muerte



A un año del fallecimiento del P. Ugo de Censi, el voluntario Jean Trujillo afirma que pese a la ausencia física del sacerdote salesiano, los trabajos de sus iniciativas solidarias se siguen desarrollando con normalidad, teniendo siempre presente la visión, ideal y pensamiento de su fundador.

El Padre Ugo, como era conocido, falleció el 3 de diciembre de 2018 a los 94 años de edad, dejando iniciativas solidarias como la Operación Mato Grosso (OMG), la Cooperativa Don Bosco y el Hospital Mama Usha.

Jean Trujillo, voluntario de la Cooperativa Don Bosco de Jangas, comentó a ACI Prensa que las actividades se han mantenido con tranquilidad durante el año, “porque él, ya adelantándose a su muerte, cuatro o cinco años antes de que dejara de existir, ha dejado responsables, como han de seguir”.

Las diferentes iniciativas que el sacerdote creó siguen preservando “la visión que ha tenido el Padre Ugo, sus ideales, su pensamiento”, afirmó.

El recuerdo del Padre Ugo sigue vivo en toda la comunidad de Chacas, donde se tienen presentes sus enseñanzas en cada Misa que se desarrolla en la parroquia donde fue párroco, comenta el voluntario.

“Nosotros antes de empezar a trabajar en las cooperativas, tenemos la meditación”, señala Jean. “Le toca a uno de los artesanos hacer la meditación sobre un tema específico que nos da nuestro párroco, y se hace un rezo, y ahí siempre está presente el Padre Ugo”.

Jean resalta que esta actividad se realiza a diario en todas las cooperativas que hay en el Perú, como una manera de perdurar el pensamiento del Padre Ugo, y seguir formándose en el trabajo concreto por los pobres.

Como voluntario, Jean llegó para apoyar un par de meses, pero ya va cuatro años en la cooperativa, pues “a mí me gusta el tema relacionado con las ideas del Padre Ugo, estar con los chicos, un poco del apoyo social que brindan a las comunidades”.

“Mientras más me he involucrado en lo que es la OMG, más me he ido enamorando de las actividades, del modo como plasman la ayuda social”, concluyó Jean.

Operación Mato Grosso

El Padre Ugo, debido a un deseo profundo de ayudar al más necesitado, fundó en 1967 la Operación Mato Grosso, una organización internacional de ayuda social que se estableció en Brasil, precisamente en Poxoréo, en el estado de Mato Grosso, para construir una primera escuela.

Según señala en su página web, diferentes jóvenes en Italia “se unen y trabajan con el fin de recolectar los fondos necesarios para el desarrollo de las actividades llevadas a cabo por los voluntarios en las expediciones (misiones)”.

Jean detalla que este voluntariado “les ha cambiado la vida radicalmente, porque hay personas que han dejado todo lo que tenían en Italia, trabajo, familia, para poder venir y regalar su tiempo a los más necesitados”.

“Ellos siempre hablan de lo lindo que es regalar su tiempo para otras personas”, detalla. “Especialmente porque no les pagan por realizar su trabajo”.

Cada verano parten hacia las misiones grupos de jóvenes, por un período de seis meses, a diferentes puntos de Perú, Ecuador, Brasil y Bolivia. “Los voluntarios OMG (jóvenes, familias, sacerdotes) realizan actividades en el campo educativo, religioso, sanitario, agrícola y social”, señala la organización en su sitio web.

La OMG tiene como base el trabajo concreto por los pobres, “en lugar de palabras vanas”, y el crecimiento en comunidad.

Cooperativa Don Bosco

En la búsqueda de acoger a los más necesitados de la sierra del Perú, el Padre Ugo, creó el “Taller”, “una escuela de tallado y escultura de madera”, señalan los Artesanos Don Bosco en su sitio web.

Con maestros expertos que llegaron a enseñar gratuitamente desde Italia, los jóvenes lograron desarrollar la profesión como artesanos.

“Finalizado el Taller, para evitar que los jóvenes migrasen a la ciudad, fundaron la cooperativa ‘Familias de Artesanos Don Bosco’, que les ayuda a trabajar cerca de su tierra, a su gente y los valores que han adquirido en la escuela” señalan.





Fuente