Alan García está ahora implorando a Dios por sus pecados



El Arzobispo Emérito de Lima, Cardenal Juan Luis Cipriani, llevó a cabo un responso este sábado 18 de abril ante los restos del expresidente del Perú, Alan García Pérez, afirmando que ya se encuentra “implorando a Dios por sus pecados”.

El miércoles 17 abril en horas de la mañana el expresidente peruano se disparó en la sien cuando policías y la Fiscalía llegaron a su domicilio para realizar un allanamiento y ejecutar su detención preliminar por 10 días debido a una investigación por el caso Odebrecht.

El velatorio se viene desarrollando en la Casa del Pueblo, sede central del Partido Aprista. Han asistido figuras importantes como el político histórico Luis Bedoya Reyes o el Cardenal Cipriani, quien acompañó a la familia del ex mandatario, presidió un responso y dio palabras de aliento.

“Un hombre que hizo tanto por el Perú, un hombre creyente, un hombre que hizo mucho bien a mucha gente, y creo que Dios todo lo tendrá en su mente. No es el momento de que salga gente a juzgar, tampoco es el momento de canonizar. Es el momento de la verdad. En el país se tiene miedo de hablar. Hay que hablar con la verdad”, dijo el Cardenal en su alocución.

El Purpurado recordó que la “Iglesia perdona, la Iglesia tiene misericordia y es Madre”, y que hoy se le pide a Dios “con esa firmeza, perdónalo y acógelo”.

“Tengamos el coraje, magnanimidad, alma grande de acoger a los que piensan diferente y para acabar con esta persecución, que no es en nombre de la justicia, es en nombre del abuso del poder político”, dijo el Cardenal, elevando la voz y adhiriéndose a las críticas en contra de la Fiscalía y al Poder Judicial por un supuesto exceso en el uso de la detención preliminar, dictada también contra el expresidente Pedro Pablo Kuczynski, investigado igualmente por el caso Odebrecht.

El Arzobispo emérito de Lima dijo, finalmente, “que Alan, en este momento, frente a Dios, estará implorando por sus pecados” y que no “es momento de peleas” porque “es Semana Santa”.

“Sí es momento de claridad, de firmeza. La patria es la patria. Yo soy peruano antes que Cardenal. Primero soy peruano y el amor a mi Patria me lleva a rendir homenaje al doctor Alan García. Que dios bendiga a todos y Alan, descansa en paz”, concluyó.

García fue llevado de emergencia al Hospital Casimiro Ulloa en la mañana del miércoles 17 de abril para ser intervenido quirúrgicamente. Sin embargo, pasadas las 10 de la mañana se anunció su muerte. Aunque era investigado por supuestos casos de corrupción, el líder del Partido Aprista aseguraba que era víctima de una persecución política.

El Poder Judicial ordenó el día martes 16 de abril la detención preliminar por 10 días contra el exmandatario, así como contra su exsecretario general de Presidencia, Luis Nava, el exvicepresidente de Petroperú, el exministro de Transportes y Comunicaciones, Enrique Cornejo, entre otros.

El fiscal del equipo especial Lava Jato, José Domingo Pérez, pidió la detención en el marco de la investigación contra García por los presuntos delitos de lavado de activos, tráfico de influencias y colusión en el caso Odebrecht.

García ya tenía impedimento de salida del país por 18 meses. El año pasado había solicitado asilo en la embajada de Uruguay, pedido que le fue denegado.

Alan García fue presidente del Perú entre 1985 y 1990; y entre 2006 y 2011.

Fue además diputado de la Asamblea Constituyente entre 1978 y 1979; y fue diputado entre 1980 y 1985. Como miembro del Partido Aprista Peruano (APRA), fue instruido por el fundador Víctor Raúl Haya de la Torre.

El primer Gobierno de García se caracterizó por haber sumido al país en la mayor crisis económica de la historia moderna del Perú. Además el país también enfrentaba los actos terroristas de Sendero Luminoso y del MRTA.

Tras ese gobierno llegó al poder Alberto Fujimori, quien dirigió el Perú hasta el año 2001. En esa oportunidad García volvió a postular a la presidencia pero fue derrotado por Alejandro Toledo.

En 2006 García venció a Ollanta Humala y gobernó el país hasta 2011. En este segundo gobierno mantuvo la línea económica de Toledo, reestructuró las relaciones diplomáticas, pero fue nuevamente acusado por actos de corrupción.





Fuente