Adiós, profesora Teresa, esto es ser numeraria del Opus Dei


Un campo de trabajo organizado por el Colegio Mayor Bonaigua y el Colegio Canigó de Barcelona (España) para rehabilitar una escuela infantil y ayudar a niños de Costa de Marfil se ha visto afectado este fin de semana por un accidente de tráfico en el que ha fallecido la coordinadora de voluntarias, la profesora Teresa Cardona. 

Uno de los minibuses en los que viajaban las voluntarias españolas desde Abidjan a Yamoussoukro volcó. Otras diez jóvenes resultaron heridas, informó este domingo la oficina de información del Opus Dei en Cataluña.

La pérdida de Teresa, una joven numeraria del Opus Dei deportista y jovial, empeñada en la justicia y en fomentar la preocupación social entre las estudiantes, ha causado una gran conmoción y ha impulsado una amplia corriente de oración y de agradecimiento por una vida dedicada a Dios y a los jóvenes. Esta es la reflexión de un padre de familia del colegio en el que ella trabajaba:

No la llegué a conocer muy a fondo. Cuando ella era pequeña, yo iba a jugar a su casa porque su hermano Javier era uno de mis ‘mejoresamigos’ en algunos años de primaria.

Mientras escribo esto, Javier está volando a Abidjan, para repatriar el cuerpo de Teresa, fallecida en un accidente ayer mismo en Costa de Marfil.

Años más tarde, me la encontré inesperadamente en una reunión de Canigó, el colegio de mis hijas. La reconocí al instante. La sonrisa franca, la mirada limpia y transparente.

View this post on Instagram

Sentim comunicar-vos que ahir, el grup de voluntàries del camp de treball del projecte @AnitieKossobe, a Costa d’Ivori, va patir un accident quan un dels minibusos en què viatjaven d’Abidjan a Yamoussoukro va bolcar. Com a resultat de l’accident, la Teresa Cardona, una de les coordinadores, va morir. Deu voluntàries més van resultar ferides i van ser ateses a un hospital de la zona. En aquests moments estem posant tots els esforços en atendre les voluntàries i les seves famílies, amb l’ajuda de l’ambaixada i el cònsol honorari a la zona i la col·laboració de moltes persones que des d’allà estan ajudant. Era el segon any del projecte, que consistia en rehabilitar una escola i ajudar els infants. Hi anaven 30 voluntàries: tres coordinadores i 27 estudiants de primers cursos d’universitat i preuniversitàries. Us demanem especialment oracions per les ferides, la Teresa i les seves famílies. Al Cel sia. Lamentamos comunicaros que ayer el grupo de voluntarias del campo de trabajo del proyecto @AnitieKossobe, en Costa de Marfil, sufrió un accidente cuando uno de los mini buses en que viajaban de Abiyán a Yamoussoukro volcó. Como resultado del accidente, Teresa Cardona, una de las coordinadoras, falleció. Diez voluntarias más resultaron heridas y fueron atendidas en un hospital de la zona. En estos momentos estamos poniendo todos los esfuerzos en atender a las voluntarias y sus familias, con la ayuda de la embajada y el cónsul honorario en la zona y la colaboración de muchas personas que desde allí están ayudando. Era el segundo año del proyecto, que consistía en rehabilitar una escuela y ayudar a los niños de la zona. Iban 30 voluntarias: tres coordinadoras y 27 estudiantes de primeros cursos de universidad y preuniversitarias. Os pedimos especialmente oraciones por las heridas, Teresa y sus familias. D. E. P.

A post shared by CM Bonaigua (@bonaigua_cm) on

Cruzamos unas palabras y enseguida detecté el sentido del humor característico de su familia (¡su padre me había dado clases de Derecho Político!). Después, fuimos coincidiendo en diversos eventos.

Siempre atenta a todo, dispuesta a ayudar, sin querer hacer sombra a nadie, dejando que los demás brillaran, incluso con la luz que ella les prestaba. Ella fue asumiendo nuevas responsabilidades, acordes a su preparación y disposición. Ahora era subdirectora.

Digo que no la conocía mucho, pero no es cierto del todo. Teresa era, es también ahora en su trayecto al Cielo, numeraria del Opus Dei. Y eso sí lo conozco bien, aunque solo sea porque tengo una hija que también lo es. Sé lo que significa.

Significa haber transformado la maternidad corporal en maternidad espiritual, con esa capacidad de expansión que tiene el corazón humano que se entrega indiviso a Dios y es capaz de anticipar de alguna manera la íntima unión que todos alcanzaremos en la otra vida.

Significa olvidarse de una misma y poner todos los talentos, que suelen ser muchos, al servicio de los demás, para llevar cuantas más almas sea posible a Dios y a la felicidad humana.

Significa reescribir el rostro con una sonrisa permanente, iluminar la mirada con la limpieza de un amor sin condiciones, tener los brazos siempre abiertos a quien quiera refugiarse en ellos.

Significa soportar todas las incomprensiones con alegría y devolver siempre bien por mal, regando a veces con lágrimas la tierra propia y ajena para que crezca y dé fruto.

Significa no tener nada propio y, al mismo tiempo, tener todo a disposición de los otros, vivir una vida desprendida y generosa, volcada a los demás.

Significa irse de voluntariado a Costa de Marfil con un grupo de niñas, mientras la mayor parte de la sociedad se prepara para disfrutar de unas merecidas vacaciones.

Significa dejar la vida en un recodo cualquiera del camino para, desde allí, callada y eficazmente, dejar sembrada en muchas almas una semilla imperceptible que irá creciendo en el corazón de todas sus compañeras de voluntariado, en las personas que les acompañaban, en sus padres, familiares, amigos y en todos los que, como nosotros, desde la distancia próxima del dolor humano y sobrenatural, rezamos por Teresa.

Significa, como diría Teresa, que Dios sabe más y todo lo que sucede es para bien de los que le aman, aunque a veces hagan falta años para entenderlo.

 

Fragmento de un artículo publicado originalmente en el blog de Javier Vidal-Quadras Trías de Bes

 





Fuente