¿A quién beneficia la confusión?


¿Es Bergoglio el Papa más calumniado de la historia? Su conocido biógrafo Nello Scavo responde 

Otros papas han sido difamados incluso más que Bergoglio, confirmó a Aleteia, el periodista Nello Scavo, co-autor del libro: Fake Pope. Le false notizie su papa Francesco (Las falsas noticias sobre el papa Francisco), Ediciones San Paolo 2018, pp. 272.  

Nello Scavo luego de analizar en su obra más 80 de las principales acusaciones contra el Papa Francisco, confirma que el Obispo de Roma es muy “calumniado porque vive en los tiempos de Internet y, por ende, la información circula con un número superior y con velocidad”. No obstante, “en el pasado otros papas han sido calumniados peor que Bergoglio”. 

Fabricantes de armas contra el Papa

El también periodistas del periódico católico, Avvenire, sostuvo que el meollo de la cuestión es que existe una “máquina para aniquilar la imagen del papa Francisco que quiere golpearlo por razones que no son teológicas, sino por la afirmación de un sistema de poder”.  “No hay un director único, pero sí existen muchos grupos que tienen interés”.

La voz profética del Papa sobre los problemas concretos de la humanidad puede causar urticaria a los intereses multinacionales. “Un Papa que dice que ésta economía mata, un Papa que critica las políticas migratorias de Europa, y no solo de Europa, que a veces critica cómo los cristianos han llevado la relación con la política, de esta manera, el Papa se convierte en un papa incomodo”. 

Hay multinacionales de la energía y el petróleo, bancos y corporaciones multinacionales que han pagado think tank norteamericanas para lanzar campañas contra el Papa, incluidos los fabricantes de armas que Francisco tantas veces ha denunciado”, añadió Scavo, autor de otro libro precedente titulado: I nemici di Francesco (Los enemigos de Francisco) de 2015. 

Scavo también señaló el activismo político en Italia de Steve Bannon (ex jefe de estrategia de la Casa Blanca), representante de la extrema derecha nacionalista y populista, en el último año, y en especial el intento constante de “encontrar referencias en el Vaticano; todo esto debe alertarnos”.

Falsa Noticia de la muerte de Benedicto XVI

Facebook I Fondazione Vaticana Joseph Ratzinger – Benedetto XVI

Por otro lado, el miércoles 8 de agosto, a través de una cuenta falsa en Twitter, atribuida al arzobispo de Bogotá, el cardenal Rubén Salazar circuló una información que anunciaba que el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, había confirmado el deceso del papa emérito Benedicto XVI. 

La oficina de comunicaciones de la arquidiócesis de Bogotá salió al paso del engaño aclarando que el cardenal Salazar “no utiliza ese medio para comunicarse” y “cerró su cuenta de Twitter hace ya varios meses”. 

Nello Scavo, experto en Falsas Noticias, especialmente en aquellas que giran alrededor del pontificado de papa Francisco, concuerda que efectivamente existen intereses en crear confusión con la desinformación. 

Pero, ¿quien beneficia de estas falsas noticias? Para los fabricantes de falsas noticias, “la credibilidad ya no tiene importancia” y se da valor, en cambio, a la “discusión de la noticia”, confirmó Scavo. 

El experto, en primer lugar, subraya el problema del beneficio económico que contrae el fenómeno de las falsas noticias. “La noticia falsa lanzada millones y millones de veces en la Web genera dinero, cuantas más personas comparten la noticia, mayores son los ingresos producto de la publicidad puesta en las páginas web”. 

La velocidad de la información hace parte del análisis. “También los periodistas con buena voluntad podemos caer en el error (difusión de noticias falsas) por la necesidad de informar de manera rápida y esto impide de hacer todos los controles”. 

Y sucesivamente, afirmó que existen grupos con intereses que “quieren de alguna manera continuar a crear tensión, en este caso alrededor del Papa, que se trate de Benedicto XVI o de Francisco, cambia poco la distinción, porque se quiere vivir en una situación de tensión constante”. 

Scavo señaló también la responsabilidad del lector que debería cuestionarse sobre la veracidad de la información antes compartirla por redes sociales. “Para el lector, a veces, es difícil distinguir la verdad de la fantasía”, confirma Scavo. En los tiempos de Internet todos potencialmente podemos ser fuentes de información y esto “complica el panorama”. El problema sucesivo es la falta de credibilidad. Igualmente, opinó Scavo que en el futuro prevalecerá la información y las noticias verdaderas sobre las falsas. “El riesgo es que la opinión publica no confíe más en nadie”.  

Falsas noticias sin importar dolor humano 

©RD

El reportero experto en crisis de migrantes opina que de fondo existe una falta de humanidad cuando se especula ante el dolor humano real y concreto. Tema que en más de una ocasión el Papa ha denunciado.

“Recientemente cuando se ahogaron dos niños en Libia (en el mar Mediterráneo), ver a tantas personas, también en Italia, respaldar que esos cuerpos no eran cuerpos de niños, sino de muñecos porque era un decorado de película construido para desviar la opinión pública. Ahí, entiendes que el problema de las Falsas Noticias está en el nivel de humanidad que cada uno de nosotros cultiva”. 

Scavo considera que las falsas noticias también atentan contra la empatía y la capacidad de compartir y participar en el dolor de los demás, además de esconder la mala o la falta de conciencia de las personas. “La fake news sirve, a veces, a hacer reposar nuestra conciencia”. Las personas dejan caer los brazos: “¡Bueno la situación es esta! ¿qué puedo hacer yo?” Así, algunas veces las falsas noticias son consoladoras”. 

Y cita ejemplos concretos sobre la falsa noticia que sirve de anestésico: “Cuando te dicen que la crisis de migrantes es una construcción falsa porque existen otros objetivos, cuando te dicen que las guerras en el fondo son necesarias porque estabilizan algunas áreas del mundo…cuando te dicen que un sistema económico funciona y no hay una alternativa mejor al sistema actual”. 



Fuente