3 palabras para un amor feliz y duradero


“Cada vez que vienen a verme parejas de novios, -un sacerdote me dijo una vez- les dejo estas tres palabras: Hablar, Perdonar, Rezar.”

Un programa de vida conyugal que puede resumirse en tres palabras, como los tres pilares del amor: Hablar, perdonar, rezar.

Estas tres palabras pueden constituir muchos puntos de referencia para ayudarnos a avanzar en nuestra relación, a cuestionarnos y a hacer balance:

  • ¿En qué punto estamos? ¿Cómo nos comunicamos?
  • ¿Tenemos algo que perdonarnos?
  • ¿Está la oración en el corazón de nuestra vida?

Hablar

Todos sabemos que podemos hablar por hablar, para no decir nada, y que la comunicación en la pareja no es proporcional al número de palabras intercambiadas. Esto se refleja en el caso extremo de algunas parejas en las que uno de los cónyuges ya no puede hablar, debido a una enfermedad o accidente, y sin embargo se comunican profundamente.

Para que la Palabra esté al servicio del amor, debemos comenzar por escuchar al otro. Muchas parejas se quejan de la falta de diálogo, pero pocas de la falta de escucha. Sin embargo, fue la falta de escucha lo que suprimió el diálogo: apenas uno abrió la boca cuando el otro, sabiendo lo que estaba a punto de oír, miró fastidiado antes del final de la frase.

Entonces buscaremos otro tema para el intercambio, luego otro, etc., hasta que no haya más. Caeremos en el anonimato y en un silencio pesado que no tiene nada que ver con la escucha del corazón.

Al tomar el tiempo para disfrutar de estar juntos, pueden surgir palabras de amor, y así, después, el intercambio sobre un tema que puede ser difícil resulta aceptable gracias al amor

Hablar entre nosotros, lleva tiempo. Hay que saber cómo “perder el tiempo” charlando sobre las cosas, tomándose el tiempo para estar realmente disponible para el otro.

Entre cónyuges, no fijamos una cita para hablar de los temas más serios… Sucede a menudo de una manera inesperada, a medida que pasan las palabras, porque nos hemos tomado el tiempo para desarrollar la verdadera escucha.

Perdonar

Podemos aplicar al matrimonio lo que Jean Vanier dijo sobre la vida comunitaria en general: “Si entramos en una comunidad sin saber que estamos entrando en ella para aprender a perdonar y ser perdonados setenta y siete veces, pronto nos decepcionaremos”.

Es probable que muchos divorcios provengan del hecho de que la mayoría de las personas comprometidas no se dan cuenta de que el matrimonio es probablemente el lugar donde tenemos más perdón para dar y recibir.

Por el contrario, muchos imaginan que “el amor es no tener nunca que decir que lo sientes”, dijo Erich Segal en “Love Story”. Cuando surgen quejas -y tarde o temprano surgen precisamente porque nos amamos y porque el amor nos hace vulnerables- los cónyuges empiezan fingiendo que no las ven y terminan pensando que ya no se aman.

El perdón no es un fracaso del amor, sino todo lo contrario: es el signo del verdadero amor.

Recuerdo a un sacerdote que miraba a una pareja de ancianos caminando de la mano maravillado: “Un amor que dura así representa cientos y cientos de perdones intercambiados”.

Rezar

Un día, un matrimonio de cincuenta y tantos años recibió este consejo: “Todas las mañanas, sin excepción, recen un Padrenuestro y un Ave María juntos, tomados de la mano, para ofrecer su día a Dios, así como por la noche para un buen descanso”. Un poco escéptico sobre una petición tan simple, el marido, sin embargo, accedió a orar de esta manera con su esposa.

Y unos años más tarde, declaró: “Nuestra relación se ha transformado. Esto se debe en gran parte a este corto pero fiel tiempo juntos ante Dios y para Dios. Es a este abandono de nosotros mismos en la mano de Dios que debemos toda la sencillez que ahora tenemos en nuestra vida de pareja.”

Muchas parejas no pueden orar juntas porque se marcan propósitos complicados y no viables a largo plazo. Para rezar juntos – y para durar en la oración conyugal – no hay que buscar cosas muy complicadas: ¿Qué puede ser más sencillo que rezar un Padrenuestro y un Ave María? Es casi nada pero lo cambia todo. Porque este “casi nada” es como los cinco panes y dos peces del Evangelio: el Señor lo multiplica infinitamente.

Christine Ponsard



Fuente